ACUDE A LOS EXPERTOS

UROLOGÍA FEMENINA

La especialización es nuestra aliada

UROLOGÍA FEMENINA

Instituto Urológico IGB ha tenido, desde los comienzos, una dedicación muy particular hacia la urología femenina, siendo la única consulta de la especialidad que tiene un porcentaje de pacientes mujeres de aproximadamente el 50%. En nuestro centro nos dedicamos al estudio y tratamiento de los siguientes problemas en la mujer:

  • Incontinencia urinaria
  • Prolapso genital
  • Infecciones urinarias recurrentes
  • Dolor pélvico crónico
  • Incontinencia fecal
  • Molestias durante las relaciones sexuales, vaginismo, etc.
  • Síndrome miccional crónico: molestias miccionales tales como la urgencia, la frecuencia excesiva, la nicturia (necesidad de levantarse por las noches para orinar), la dificultad para vaciar vejiga, el dolor al orinar, etc.
  • Complicaciones urológicas de cirugías ginecológicas: fístulas urinarias, lesiones ureterales, etc.
PREGUNTAS FRECUENTES
¿Cómo se producen las infecciones urinarias?

El mecanismo por el que se producen las infecciones urinarias es diferente según se trate de niños; mujeres con actividad sexual o personas mayores. En los niños suelen ser debidas a problemas congénitos de la vía urinaria. Son más frecuentes en los varones ya que también son más habituales las malformaciones del trato urinario en los niños. En las mujeres con actividad sexual se producen por un efecto puramente mecánico. El pene, durante la penetración, exprime las secreciones uretrales hacia la vejiga, arrastrando a los gérmenes que han colonizado el tramo final de la uretra. Finalmente, en las personas mayores , las infecciones urinarias se asocian al deterioro del tracto urinario que se produce con la edad (atrofia vaginal y uretral, alteraciones funcionales de la vejiga, etc.) y al crecimiento prostático.

En definitiva, podemos concluir que las infecciones urinarias se producen cuando se facilita la entrada de gérmenes desde el exterior, a través de la uretra (coito en las mujeres, pacientes sondados o sometidos a manipulaciones por la uretra, atrofia de la uretra, etc.); cuando se ve dificultado el vaciado vesical, quedando orina residual en la vejiga (malformaciones congénitas, estenosis de uretra, crecimiento de la próstata, vejigas neurógenas, etc.); o cuando existe un reflujo vésico uretral.

¿Se transmiten por vía sexual las infecciones urinarias?

Las ITU no se transmiten por vía sexual. Ya hemos comentado que las ITU asociadas a las relaciones sexuales en mujeres, se producen por un mecanismo estrictamente mecánico. Las uretritis (infección del conducto uretral, asociada a supuración por la uretra), por el contrario, sí que se transmiten a través del contacto sexual.

¿Es lo mismo infección urinaria que cistitis?

La infección urinaria o infección del tracto urinario (ITU) es, en sentido genérico, cualquier infección que se origine en algún punto de la vía urinaria, desde el riñón hasta el extremo de la uretra. Según el punto en el que se produzca, hablaremos de ITU alto (desde el riñón hasta la desembocadura del uréter en la vejiga) o ITU baja (desde la vejiga hasta la uretra). A las ITU altas también se las llama pielonefritis. Las ITUs bajas pueden ser: cistitis, cuando afectan a la vejiga; uretritis, cuando afectan a la uretra; prostatitis, cuando asientan sobre la uretra.

¿Por qué tienen tendencia a recurrir las infecciones urinarias?

Cuando se produce una ITU, suele existir algún factor predisponente: malformación congénita, manipulación urológica, dificultad de vaciado vesical, atrofia del tracto uro-genital, etc. De manera que mientras no se elimine dicho factor de predisposición, el individuo va a poder seguir teniendo infecciones. Por otra parte, después de una ITU, el epitelio del tracto urinario queda alterado y especialmente predispuesto a nuevas infecciones, lo que facilita la recolonización bacteriana. Algunas mujeres tiene una predisposición genética para las infecciones urinarias, debida a que poseen un recepetor en las células de la vejiga que facilita la adhesión de las bacterias patógenas. Por último, si se ha realizado un tratamiento antibiótico inadecuado (por dosis, duración, resistencia, etc.) se puede favorecer el sobrecrecimiento de gérmenes resistentes más agresivos que mantengan la infección.

¿Para qué sirve el cultivo de orina?

El cultivo de orina permite confirmar que existe una infección, conocer el germen que la ocasiona y saber cuáles son los antibióticos más eficaces para tratarla.

¿Cómo deben de tratarse la infecciones de orina?

Las ITUs deben tratarse con antibióticos adecuados. Las cistitis no recurrentes se pueden tratar sin urocultivo previo, con una pauta de tratamiento empírica corta. Para los casos de ITU recurrentes o ITU altas, debe de realizarse siempre un urocultivo y tratamiento antibiótico específico, confirmando las posibles resistencias. En estos casos conviene hacer otro cultivo varios días después de haber finalizado el tratamiento, para confirmar que se ha erradicado la infección.

¿Cómo puedo evitar las infecciones urinarias?

La prevención de las infecciones urinarias afecta sobre todo a las mujeres sexualmente activas. Las medidas profilácticas para impedir la ITU de repetición incluye:

  • Tratamiento con arándano rojo: el arándano rojo contiene determinadas sustancias que dificultan la adhesión de las bacterias al epitelio de la vejiga.
  • Tener cuidado al lavarse tras realizar una deposición. Limpiar de adelante hacia atrás, evitando contaminar la vagina con gérmenes arrastrados desde el tracto digestivo.
  • Evitar una higiene excesiva de la zona genital. No debe de lavarse la vagina frecuentemente. Se hará solo tras haber realizado una deposición, utilizando nada más que agua. En caso contrario se alterará la flora normal de la vagina, facilitando la colonización por gérmenes patógenos.
  • Procurar vaciar la vejiga cada 3-4 horas, evitando retener la orina durante períodos más largos. Asegurarse de haber vaciado completamente la vejiga.
  • Se debe recomendar a estas mujeres que vacíen su vejiga tras las relaciones sexuales
  • Si la paciente tiene entre 2 y 6 infecciones al año, se indicará una dosis de antibiótico profiláctica después de cada relación sexual. Si la paciente tiene más de 6 ITUs al año, será necesario administrar una dosis diaria muy baja de antibiótico.
  • Administrar una vacuna específica.
¿Qué es eso de la vacuna para prevenir las infecciones urinarias?

Recientemente ha comenzado a comercializarse una vacuna para prevenir las ITU recurrentes en la mujer. Se trata de una mezcla de antígenos de los gérmenes más habitualmente causantes de este tipo de ITUs. Se administra en forma de espray aplicado sobre la mucosa de la boca. Se hará 1 aplicación diaria durante 2-3 meses. Habitualmente es necesario repetir la vacunación cada 1-2 años. Aunque no disponemos de resultados definitivos, en los ensayos realizados hasta la fecha la eficacia, para prevenir nuevas infecciones, ha sido muy grande.

x



Acepto la Política de Privacidad.

Pide tu
cita