PORQUE NO ES FÁCIL CONVIVIR CON ELLO

INCONTINENCIA URINARIA

Somos un centro de referencia

INCONTINENCIA URINARIA

 

EN EL VARÓN

La Incontinencia urinaria en el varón se produce, en la mayor parte de los casos, como consecuencia de una intervención quirúrgica sobre la próstata, la uretra o la vejiga.

Las opciones terapéuticas son múltiples. Las más habituales son las siguientes:

  • Rehabilitación de la musculatura perineal y pélvica: en ocasiones es suficiente con recurrir a una buena rehabilitación de la musculatura perineal y pélvica para solucionar este problema. Esto es posible cuando el paciente dispone de músculo residual en el esfínter. En otras ocasiones se debe recurrir a la rehabilitación como tratamiento asociado a alguna de las técnicas quirúrgicas descritas a continuación. Los resultados obtenidos con este tipo de tratamiento en nuestra unidad han sido muy satisfactorios. La experiencia acumulada en este sentido es amplia y concluyente, siendo centro de referencia para otros urólogos, que nos derivan pacientes con este problema. En nuestra unidad aconsejamos empezar con rehabilitación 4-6 semanas después de haber sido sometido a una cirugía radical de próstata o de vejiga. De esta forma se consiguen mejores resultados y se acorta sustancialmente el tiempo durante el cual la persona permanece incontinente.
  • Inyección de sustancias abultantes: Es una técnica muy simple y eficaz en alrededor del 50% de los casos. El Instituto Urológico IGB es un centro pionero en la utilización de este tipo de procedimientos. Cuando asociamos la inyección de sustancias abultantes con Rehabilitación, el porcentaje de mejorías y curaciones supera el 75% (casos seleccionados).
  • Colocación de mallas: En los varones también se pueden emplear mallas para corregir determinadas formas de IU. La técnica no es muy compleja y los resultados conseguidos pueden alcanzar el 70% de curación/mejoría.
  • Colocación de prótesis de incontinencia: Los resultados que se consiguen con su implantación son muy satisfactorios.

EN EL NIÑO

Las causas de la Incontinencia urinaria en los niños pueden ser muy numerosas. Sin embargo, lo habitual es que se trate de un problema de micción incontrolada.

Los niños suelen adquirir la continencia urinaria diurna alrededor de los 2-3 años y la nocturna alrededor de los 3-5 años. Estas edades son orientativas y dependerán, en gran medida, de la madurez global de cada uno.

Por tanto, si un niño no es capaz de contener la orina durante el día después de los 3 años o durante la noche después de los 5, debería consultarse con el especialista. Actualmente, la mayor parte de los profesionales pensamos que es mejor valorar y tratar a estos niños a partir de esa edad que esperar su evolución espontánea hasta que sean mayores.

Hablamos de enuresis cuando el niño presenta pérdidas de orina involuntarias a una edad en la que ya debería haber adquirido el control de la micción. Hay muchos tipos diferentes de enuresis:

  • Primaria o secundaria: dependiendo de que el niño haya tenido control sobre el pis en alguna ocasión o no
  • Diurna, nocturna o mixta, según el momento en el que se produzca la enuresis
  • Monosintomática o compleja
  • Etc.

La forma más habitual de presentación suele ser la enuresis nocturna monosintomática. Este cuadro clínico puede aparecer como consecuencia de múltiples factores, tales como:

  • Factores neurológicos
  • Factores psíquicos, situaciones emocionales críticas, etc.
  • Problemas del sueño
  • Factores hereditarios
  • Etc.

Aunque este problema se suele solucionar espontáneamente con el paso del tiempo, no conviene ignorarlo por dos motivos fundamentales: en primer lugar, porque puede tratarse de un problema más serio que comienza manifestándose de esta forma; y, en segundo lugar, por los posibles efectos psicológicos que esta situación pudiera causar al niño.

Las opciones terapéuticas son numerosas. Por lo general es conveniente y necesario asociar varias de ellas para conseguir resultados satisfactorios. Los tratamientos disponibles son:

  • Medidas conductuales: reducir la ingesta de líquidos antes de acostarse, orinar antes de ir a la cama, levantar al niño para que orine por la noche, motivar al niño, no ridiculizarlo, etc.
  • Tratamientos médicos
  • Utilización de alarmas
  • Rehabilitación y reeducación miccional.
PREGUNTAS FRECUENTES
La incontinencia urinaria ¿Es una patología frecuente en las mujeres? ¿y en los hombres?

La IU es una patología muy frecuente en las mujeres. Se estima que aproximadamente un 25-30% de las mujeres mayores de 35 años va a tener un problema de IU significativo. Por el contrario, en los hombres es menos habitual. La relación hombres / mujeres es de 1-2 / 10 , o lo que es lo mismo, es entre 5-10 veces más frecuente entre las mujeres que entre los hombres.

¿Cuáles son los factores más directamente implicados en la aparición de la IU en las mujeres?

Los tres factores más directamente implicados en la aparición de la IU en las mujeres son:

  • Los embarazos y partos
  • La edad y la menopausia
  • Los factores genéticos
¿Cuáles son los factores más directamente implicados en la aparición de la IU en los hombres?

En el hombre, los factores más directamente implicados en la aparición de la IU son:

  • Las obstrucciones de la uretra por problemas de próstata
  • La cirugía sobre la próstata, la vejiga o la uretra
¿Qué tipos de Incontinencia Urinaria existen?

Hay muchas formas de IU, cada una de las cuales tiene una forma diferente de valoración y tratamiento. Las más importantes son:

  • La incontinencia de esfuerzo (también llamada de estrés) es aquella forma de incontinencia que aparece cuando se realiza algún esfuerzo brusco, aumentando la presión abdominal, (por ejemplo, al toser, reir, estornudar, correr, saltar, levantar pesos, etc.). Es una de las formas más frecuentes de incontinencia.La incontinencia de esfuerzo es un problema muy frecuente que afecta globalmente a un 40% de las mujeres       mayores de 25 años (4 de cada 10). El número de mujeres afectadas así como la intensidad e importancia de las pérdidas de orina se incrementan rápidamente con la edad y con el número de embarazos.
  • La incontinencia por urgencia es la que aparece asociada a un deseo imperioso e incontrolable de orinar. Se debe a la contracción involuntaria del músculo de la vejiga (músculo detrusor). Las causas de este fenómeno son múltiples: enfermedad neurológica, inflamación crónica de la vejiga, irritación crónica de la vejiga por piedras u otros objetos extraños, obstrucción en la salida de la orina, tumores de la vejiga, etc. Sin embargo, en la mayor parte de los casos no se encuentra ningún tipo de alteración.
  • Finalmente, la incontinencia urinaria mixta es aquella forma de incontinencia en la que aparecen ambos componentes, de esfuerzo y por urgencia.
¿Qué puedo hacer si empiezo a tener pequeñas pérdidas de orina?

Lo aconsejable sería ponerse en manos de un especialista desde los primeros momentos en que se empiecen a detectar pérdidas de orina, aunque sean de una cuantía pequeña. Las posibilidades de solucionar el problema con procedimientos conservadores (sin necesidad de recurrir a la cirugía) son mucho mayores que cuando el problema es más severo y de más larga evolución.

¿Qué tengo que hacer si ya tengo pérdidas importantes de orina?

Le recomiendo acudir a la consulta de un especialista en problemas de incontinencia ya que actualmente es posible dar solución a más del 90% de los pacientes que consultan por este problema. Hay que empezar a desterrar la idea de que la IU es un problema inherente a la edad y que tiene muy mala solución.

¿Es habitual que empiece con IU antes de los 40 años?

La aparición de la IU se puede producir a cualquier edad, si bien lo más habitual es que aparezca a partir de los 35-40 años.

¿Qué puedo hacer si tengo IU después de haber tenido un bebé?

La existencia de una IU durante el embarazo o tras el parto puede ser transitoria, pero en cualquier caso refleja la existencia de una predisposición a padecer problemas relacionados con el Suelo Pelviano. En estas situaciones, lo recomendable sería iniciar un programa de RSP que permita recuperar el daño que el embarazo y parto han ocasionado. Si no se recupera el Suelo Pelviano, cuando empiece a hacer esfuerzos abdominales continuará dañándolo y finalmente se producirán problemas definitivos en dichas estructuras.

¿Se puede prevenir la IU?

Por supuesto. Si después de cada situación de riesgo (embarazo, parto, cirugía pélvica, etc.) realizamos una adecuada y completa rehabilitación del SP, podremos evitar la aparición de problemas en más del 80% de los casos. En los países nórdicos y centroeuropeos existen programas habituales para realizar este tipo de rehabilitación, habiéndose conseguido una reducción muy importante en la prevalencia tanto de la IU como de los prolapsos de Suelo de la Pelvis.

La IU ¿Es curable?

Actualmente más del 90% de las IU son tratables. Lo importante es hacer un diagnóstico lo más exacto posible e instaurar el tratamiento menos agresivo en cada caso.

¿Siempre se trata la IU con cirugía?

No todas las IU se tratan con cirugía. Depende del tipo de IU y de la severidad de la misma. Por lo general, sólo las IU de esfuerzo moderadas-severas o resistentes a tratamientos conservador van a ser subsidiarias de corrección quirúrgica.

¿Es verdad que la cirugía de la IU ofrece unos resultados muy malos y nunca definitivos?

En la actualidad los procedimientos quirúrgicos nos permiten alcanzar unos porcentajes de éxito con la cirugía superiores al 90%. Además estos porcentajes se mantienen a lo largo del tiempo, no volviendo a reproducirse la IU con el paso de los años.

¿Qué estudios son necesarios para el diagnóstico de la IU?

Es fundamental realizar un diagnóstico exacto del tipo de IU que presenta cada paciente y de los problemas asociados que padece. Para ello suele ser suficiente la realización de una historia clínica y exploración física detalladas; un diario miccional; análisis de orina; una ecografía de vejiga y, en ocasiones, un estudio urodinámico. Otras pruebas, tales como estudios radiológicos (cistografía), endoscopia, etc. pueden ser necesarios en casos concretos poco frecuentes.

¿Qué es y para qué sirve el diario miccional?

El diario miccional es un documento en el que el paciente debe de reflejar todas las circunstancias relacionadas con su problema miccional: debe de registrar la cantidad de líquidos que ingiere, las veces que va a orinar, los episodios de urgencia y de incontinencia, los cambios de absorbentes, etc. Todo ello registrado en una tabla horaria y durante al menos 3 días. De esta forma podremos apreciar mejor el problema que presenta ese paciente y la severidad del mismo, analizar posibles situaciones de elevada ingesta de líquidos o ingesta muy concentrada, etc.

¿Cuáles son los procedimientos quirúrgicos más eficaces para tratar la IU?

Los métodos quirúrgicos más eficaces actualmente son las bandas libres de tensión (sistema TVT; Miniarc; etc.) y las inyecciones periuretrales (sistema Bulkamid). Utilizándolos en casos seleccionados y asociando terapias adyuvantes es posible alcanzar un porcentaje de éxitos superior al 90%.

¿Es necesario recurrir a cirugías complejas para solucionar una IU?

No es necesario. Es posible solucionar de una forma completamente satisfactoria la IU con procedimientos mínimamente invasivos como la colocación de una banda de TVT o la inyección de sustancias abultantes periuretrales.

¿Se puede solucionar una IU sin recurrir a la cirugía?

Las formas leves o moderadas de IU, si no están asociadas a un prolapso genital importante, pueden ser solucionadas mediante tratamientos conservadores: RSP, reeducación miccional, tratamientos vaginales, etc. Cuanto más tempranamente se consulte con el especialista, más posibilidades existirán de solucionar la situación con tratamientos no agresivos.

¿Se puede tratar y solucionar la IU de las mujeres mayores?

Por supuesto que se puede. Deberíamos desterrar la idea de que la IU es consustancial a la edad y que por tanto no debe hacerse nada con ella. La IU es más frecuente en mujeres mayores, pero eso no quiere decir que no hagamos nada por ellas. Los tratamientos actualmente disponibles pueden ser ofrecidos también a estas mujeres para solucionar su IU. Sólo en aquellos casos en los que para la paciente su problema de incontinencia no suponga un problema, deberíamos dejarlas sin tratar.

Si padezco IU ¿Es probable que vaya cada vez a más?

Normalmente es así como ocurre. La edad es un factor de riesgo importante y a medida que se envejece, el deterioro del suelo pelviano se hace cada vez mayor. Por eso, la evolución normal de la patología del suelo pelviano suele ser progresiva, resultando, por tanto, muy recomendable ponerse en manos del especialista en cuanto se aprecien los primeros síntomas al respecto.

¿Qué debo de hacer si además de IU tengo un prolapso?

Normalmente, la IU y el prolapso son un reflejo del deterioro del Suelo Pelviano. Es decir, son diferentes formas de manifestación de un mismo problema. Lo que debe de hacer es consultar a un especialista en Suelo Pelviano que sea capaz de resolver todos los problemas que presente de una forma simultánea e integral.

¿Es verdad que la corrección quirúrgica del prolapso suele fracasar siempre?

No es verdad. En la actualidad utilizamos mallas para reforzar las reparaciones quirúrgicas. Estas mallas, fabricadas con materiales sintéticos e inertes (no provocan reacciones del organismo, no son rechazadas, etc.), no se deterioran con el paso del tiempo y mantienen su resistencia para siempre. Su función es la de crear una especie de forjado o refuerzo que evite la recidiva del prolapso. Desde que se emplean en la cirugía del prolapso, los resultados a largo plazo han mejorado espectacularmente.

¿Qué porcentaje de mujeres con IU se curan?

Actualmente, en unidades especializadas, capaces de ofrecer los tratamientos más adecuados para cada paciente y utilizando los procedimientos quirúrgicos más modernos, es posible resolver satisfactoriamente y para siempre, más del 90% de los casos de IU.

x



Acepto la Política de Privacidad.

Pide tu
cita