Lo que debes saber

El prolapso uterino es un desajuste anatómico bastante frecuente en la población femenina. Se trata de un tipo específico de prolapso pélvico, en el que se destaca el descenso del útero a través de canal vaginal.

Los tipos de prolapso uterino se presentan debido a un debilitamiento de los músculos y ligamentos especializados que dan soporte al suelo pélvico.

Existen diferentes tipos de prolapso uterino. Según su complejidad puede ser simple o combinado y según la severidad se clasifica en 4 grados, desde el más leve hasta el más severo, designándose números que van del I al IV.

Factores de riesgo

El Prolapso Uterino se presenta en mujeres entre 50 y 70 años, especialmente si han sido multíparas, es decir, que han parido más de una vez por parto normal, pero además de la edad y el número de partos, hay otros factores de riesgo, como son:

  • Haber tenido traumas ginecológicos
  • Estreñimiento severo.
  • Antecedentes familiares.
  • Menopausia.
  • Obesidad.
  • Cirugías ginecológicas previas
  • Aumento de la presión intrabdominal.
  • Levantamiento de peso de forma frecuente.
  • Tos crónica.
  • Agacharse en cuclillas con frecuencia.
  • Períodos expulsivos prolongados durante los partos.
  • Neonato de alto peso o con cabeza mayor a 35 cm de diámetro.
  • Uso de fórceps, ventosas,etc.

Si te has sentido identificada con alguno de estos factores de riesgos debes estar atenta a cualquier síntoma sospechoso que pueda sugerir la presencia  de un tipo de prolapso uterino o de cualquier otra víscera, pues el diagnóstico precoz es importante para evitar mayores complicaciones. Aún cuando no tengas síntomas,mi consejo es que debes acudir a un ginecólogo o urólogo para un control al menos 1 vez al año, ya que en las primeras etapas del prolapso suelen ser asintomáticas. De esta manera te evitarías avanzar a los grados más severos.

Cabe destacar que la mayoría de las pacientes con un tipo de prolapso uterino entre moderado a grave refieren que su calidad de vida ha disminuido, debido a la incontinencia urinaria que se presenta casi siempre como consecuencia de esta patología anatómica, mientras que otras refieren una sensación de tener un cuerpo extraño en sus partes íntimas, o un peso a nivel de la pelvis, retención urinaria, predisposición a infecciones urinarias, dificultad para el coito, dolor pélvico, entre otros síntomas.

Existen varios tipos o grados de prolapsos uterinos,aquí te explicaré en que consiste cada uno.

Tipos de prolapso uterino

El prolapso uterino puede ser simple o combinado y además puede presentarse en diferentes grados.

Prolapso uterino simple

Cuando lo único que  desciende por el canal vaginal es el útero.

Prolapso uterino combinado

Cuando además del útero desciende dos o más vísceras como el recto, la vagina o la vejiga. Generalmente el prolapso uterino combinado es la consecuencia de no tratar a tiempo un prolapso simple, complicándose el cuadro clínico y por ende el tratamiento.

Grados de prolapso uterino

Prolapso uterino grado I

El útero desciende levemente hacia la primera porción del canal vaginal, sin llegar a salir de esta. Es asintomática.

Prolapso uterino grado II

El útero desciende  moderadamente a través del canal vaginal hasta alcanzar la puerta de entrada de la vagina, pero sin sobresalir. La mayoría de las veces no hay síntomas.

Prolapso uterino grado III

El útero desciende gravemente atravesando completamente el canal vaginal, sobresaliendo. A este nivel se puede notar un bulto o sensación de cuerpo extraño, especialmente al caminar, agacharse o al levantar un peso. Comienza a generar molestias.

Prolapso  uterino grado IV

En este tipo de prolapso uterino el útero ha descendido en su totalidad y puede notarse aun cuando la paciente no realice ningún esfuerzo físico, es decir, estando en reposo, siendo la forma más grave de prolapso uterino. Etapa 100% sintomática.

Tratamiento del prolapso uterino

Si tienes un tipo de prolapso uterino de grado I o II las alternativas de tratamiento son más sencillas, como realizar fisioterapia para fortalecer los músculos de sostenimiento del útero y otras vísceras, así como también deberás eliminar los factores de riesgo modificables, tales como: mejorar el estreñimiento en caso de padecer de este problema, bajar de peso si tienes sobrepeso y no hacer esfuerzos físicos que puedan empeorar el problema.

Si el prolapso es de grado III o IV la única alternativa de tratamiento es la quirúrgica, en este caso específico se extrae el útero de forma definitiva y en caso de ser combinado se retira el útero y se restablece la posición de la otra víscera.

¿Cómo se previene el prolapso uterino?

Puedes prevenirlo realizando ejercicios que fortalezcan tu suelo pélvico,  (ejercicios de Kegel). Además debes cambiar todos los factores de riesgos que sean modificables,ya mencionados en la sección de tratamiento.

Referencias

  • Abreu Y, Martínez Y, Rodríguez E, Alerm A, García J. Prolapso de órganos pélvicos en la mujer. Revisión bibliográfica. Revista Cubana de Medicina Física y Rehabilitación 2016;8(Supl):99-110. Disponible Mediagraphic
  • Braun H, Rojas I, González F, Fernández M, Ortiz J. Prolapso genital severo: consideraciones clínicas, fisiopatológicas y de técnica quirúrgica al momento de su corrección. Rev. Chil. Obstet. Ginecol. 2004; 69 (2): 146-156. Disponible en Scielo
  • Palma P, Riccetto C, Hernández M, Olivares JM.Prolapsos urogenitales: Revisión de conceptos. Actas Urol Esp. 2008;32(6):618-623. Disponible en: Scielo