Reconstrucción de vasectomías: vaso-vasostomía

La vasectomía  se ha convertido en uno de los métodos de planificación familiar más habitualmente utilizados. Se trata de un procedimiento quirúrgico sencillo, con pocas complicaciones y escasos efectos secundarios. Es un método muy efectivo y una vez realizada la intervención, es un método muy cómodo para las parejas.

Todas las vasectomías deberían considerarse como procedimientos definitivos, nunca temporales. A pesar de ello, hay un porcentaje de entre el 1-5% de los varones vasectomizados que, con el paso del tiempo, quieren volver a tener un hijo. Toda la información sobre cómo revertir la vasectomía o vaso-vasostomía.

Dr. Ignacio Galmés Belmonte

Director General, Instituto Urológico IGB

Ante una pareja, en la que el varón está vasectomizado, y quieren tener un hijo, se les pueden ofrecer dos opciones diferentes:

– La Fecundación “in vitro” con microinyección intracitoplásmica de espermatozoides (FIV-ICSI) y recuperación quirúrgica de espermatozoides (RQE). Con esta técnica hay que realizar una estimulación ovárica hormonal de la mujer mediante la administración de LH y FSH durante varias semanas; punción de los ovarios (bajo anestesia general) para extraer los ovocitos; recuperación espermatozoides del varón mediante un procedimiento quirúrgico; fecundación de los óvulos en el laboratorio; implantación de los embriones en el útero de la mujer.

– La reconstrucción microquirúrgica de la vasectomía o vaso-vasostomía (VVT)

Las principales ventajas de la VVT frente a la FIV-ICSI pueden resumirse en los siguientes puntos:

La mayor parte de los estudios concluyen que la VVT es más coste-efectiva que la FIV-ICSI ya que ofrece: una mayor tasa de embarazos, una menor tasa de complicaciones y un coste algo menor. En un estudio muy exhaustivo y amplio publicado en Alemania hace algunos años, se obtuvieron los siguientes resultados:

  • La tasa de embarazos era del 52% para la VVT y del 24,5% para la FIV-ICSI.
  • La tasa de abortos era del 2,4% para la VVT y del 15,8 para la FIV-ICSI.
  • La tasa de embarazos múltiples era del 1,2 % para la VVT y del 15,8% para la FIV-ICSI

Si la VVT resulta efectiva, se resuelve el problema del embarazo actual y de los embarazos futuros. Por ello resulta una opción especialmente interesante en caso de parejas que deseen tener más de un hijo.

Si la mujer tiene más de 35 años, la tasa de éxito con FIV-ICSI baja drásticamente, también la tasa de embarazos tras VVT, pero se mantiene una gran diferencia a favor de esta última opción.era del 2,4% para la VVT y del 15,8 para la FIV-ICSI

La tasa de embarazos múltiples era del 1,2 % para la VVT y del 15,8% para la FIV-ICSI

Antes de plantear una VVT es necesario tener en cuenta las siguientes cuestiones:

Hay que asegurar la integridad testicular, la capacidad del testículo para producir espermatozoides y descartar posibles obstrucciones secundarias de la vía seminal. Para ello bastaría con realizar una exploración escrotal cuidadosa, valorando el tamaño y consistencia del testículo, identificando los extremos seccionados del conducto deferente, la presencia de granulomas en la cicatriz quirúrgica, valorar el epidídimo, descartando la existencia de posibles obstrucciones en el mismo; Ecografía testicular bilateral; determinación de valores de FSH y LH en sangra.

Asegurar la integridad del tracto genital femenino: se recomienda una revisión ginecológica rutinaria en la que se valore la reserva ovárica. Si ha habido algún antecedente quirúrgico o infeccioso, podría ser necesario realizar una histero-salpingografía para comprobar la permeabilidad de las trompas. En caso de mujeres sanas, sin antecedentes ginecológicos de interés y con reglas regulares, suele ser suficiente con una revisión ginecológica rutinaria.

Con respecto a la efectividad del procedimiento en relación con el tiempo transcurrido desde la vasectomía, es cierto que las tasas de embarazo y el porcentaje de casos en los que aparecen espermatozoides en el eyaculado se reducen a medida que pasa más tiempo. Sin embargo, debemos hacer las siguientes consideraciones

Siguientes pasos

Una vez decidido que se va a realizar una VVT, habrá que pedir al paciente un estudio preoperatorio, que consta de analítica de sangre, electrocardiograma, radiografía de tórax (no necesaria en todos los casos) y valoración preanestésica.

La intervención se realiza bajo anestesia general (o anestesia raquídea y sedación) y suele durar entre 1,5 y 2 h. No es necesaria ninguna preparación especial salvo rasurado del escroto y los requisitos habituales para cualquier anestesia (ayuno de 6 horas, descartar problemas intercurrentes, etc.). Nosotros realizamos dos incisiones de unos 2 cm a cada lado en el escroto, sobre la zona donde se encuentren los extremos del conducto deferente seccionados. Localizamos los extremos del conducto deferente seccionados durante el procedimiento de vasectomía, los disecamos y preparamos para su empalme. Antes, comprobamos la permeabilidad de la parte más alejada del testículo; y la presencia de espermatozoides en el cabo más cercano. Una vez realizadas estas comprobaciones procedemos a realizar la sutura que reempalme el conducto seccionado. Utilizamos una técnica microquirúrgica con suturas muy finas, casi inapreciables a simple vista, dando unos 12-18 puntos en dos capas. Se trata de una técnica compleja cuyos resultados dependen, sobre todo, de la experiencia del cirujano.

 En Instituto Urológico IGB llevamos realizadas más de 400 vaso-vasostomía de este tipo con unos resultados muy satisfactorios y que se resumen en el cuadro que se presenta a continuación.

vasectomía reversible

EFECTIVIDAD DE LA VASO-VASOSTOMÍA

Con respecto a la efectividad del procedimiento en relación con el tiempo transcurrido desde la vasectomía, es cierto que las tasas de embarazo y el porcentaje de casos en los que aparecen espermatozoides en el eyaculado se reducen a medida que pasa más tiempo. Sin embargo, debemos hacer las siguientes consideraciones

   AÑOS DESDE LA VASECTOMÍA < 3

  • PRESENCIA DE ESPERMATOZOIDES 97% 97%
  • TASA DE EMBARAZO 76% 76%

   AÑOS DESDE LA VASECTOMÍA – DE 3 A 8

  • PRESENCIA DE ESPERMATOZOIDES 88% 88%
  • TASA DE EMBARAZO 53% 53%

   AÑOS DESDE LA VASECTOMÍA – DE 9 A 14

  • PRESENCIA DE ESPERMATOZOIDES 79% 79%
  • TASA DE EMBARAZO 44% 44%

   AÑOS DESDE LA VASECTOMÍA > 15

  • PRESENCIA DE ESPERMATOZOIDES 71% 71%
  • TASA DE EMBARAZO 30% 30%

O si lo prefieres

 

¡Llámanos!
(+34) 91 577 17 55

¿Tiene alguna duda adicional? Envíe su consulta al Doctor

Consentimiento