Reconstrucción de vasectomías

El Instituto Urológico IGB es uno de los centros con mayor experiencia de España en la reconstrucción de vasectomías o vaso-vasostomías. En los últimos 18 años hemos realizado más de 380 de estos procedimientos.

Los pacientes que deseen ser sometidos a este tipo de intervención deberán ser evaluados inicialmente en la consulta.

Se consideran candidatos a la reconstrucción de la vasectomía a todos aquellos varones previamente sometidos a una vasectomía que cumplan los siguientes requisitos:

  • Que no tengan contraindicación para ser sometidos a la intervención

  • Que el testículo mantenga una capacidad suficiente para producir espermatozoides

  • Que la mujer no presente ningún problema que por sí solo obligue a recurrir a una Fecundación “in vitro”

Con respecto a la valoración de la capacidad testicular para producir espermatozoides, esta se realiza mediante:

  • Historia clínica y exploración física: en la mayor parte de los casos es suficiente con ambos elementos. Los aspectos que deben tenerse en cuenta son:

  1. Tiempo transcurrido desde la vasectomía: es un factor importante aunque no definitivo para contraindicar la realización del procedimiento. Sin embargo, sí es cierto que cuanto más tiempo haya pasado desde la vasectomía, peores son los resultados de la vaso-vasostomía.

  2. Técnica quirúrgica empleada en la vasectomía: se ha demostrado que si se deja el extremo proximal al testículo abierto (no anudado ni ocluído), la repercusión sobre éste y el deterioro funcional del mismo son mucho menores.

  3. Procesos inflamatorios, infecciosos, golpes, etc. sobre el testículo, especialmente si ocurrieron tras la vasectomía.

  4. Tamaño y consistencia del testículo

  5. Exploración del epidídimo

  6. Determinación de hormonas en sangre (FSH, LH)

  7. Realización de una ecografía testicular

  8. Biopsia testicular: en algunos casos en los que no se haya podido determinar la indemnidad del testículo por otros medios menos agresivos, es aconsejable recurrir a la biopsia para asegurar esta indemnidad.

En lo referente a la valoración del factor femenino, es innecesario en caso de embarazo previo de la mujer. En caso contrario, deberia aconsejarse un estudio de fertilidad que garantice la posibilidad de quedar embarazada de forma natural.

Con respecto a la cirugía, conviene saber:

  • Habitualmente se realiza con anestesia general para un mayor confort del paciente o espinal

  • La intervención tiene una duración de unas 1-2 horas

  • Requiere un ingreso hospitalario de unas 12-24 horas

  • Nosotros realizamos una técnica de anastomosis microquirúrgica término-terminal en dos planos, que es la técnica que ha demostrado mejores resultados para la mayor parte de los grupos.

  • El post-operatorio suele ser poco molesto

  • Se recomienda al paciente que haga reposo en los primeros 5 días del post-operatorio, no siendo necesario ni estar en casa ni estar en cama.

  • Los espermatozoides suelen empezar a aparecer en el eyaculado a las 2-4 semanas.

  • La cifra máxima de espermatozoides en el eyaculado se alcanza a los 2-6 meses

Los resultados conseguidos por nuestro grupo han sido los siguientes:

  • Número de pacientes intervenidos (actualizado hasta diciembre 2013): 385

  • Pacientes que han vuelto a tener espermatozoides en el eyaculado: 96%

  • Pacientes que han vuelto a tener un seminograma normal: 70%

  • Pacientes que han tenido un embarazo: 66%

  • Pacientes que han tenido algún complicación: 3% 

La mayor parte de los estudios realizados sobre coste-efectividad reconocen que la reconstrucción de la vasectomía debe ser el procedimiento de elección en todos aquellos casos que reunan las condiciones anteriormente expuestas

(Si desea saber más acerca de la experiencia del Dr. Galmés en estas patologías, visite su blog y encontrará reseñas acerca de su participación en diferentes eventos nacionales e internacionales; premios y reconocimientos recibidos; etc.)