Diagnóstico y tratamiento de la Incontinencia urinaria en el niño

Las causas de la IU en el niño pueden ser muy numerosas. Sin embargo, lo habitual es que se trate de un problema de micción incontrolada.

Los niños suelen adquirir la continencia urinaria diurna alrededor de los 2-3 años y la nocturna alrededor de los 3-5 años. Estas edades son orientativas y dependerán, en gran medida, de la madurez global de cada uno.

Por tanto, si un niño no es capaz de contener la orina durante el día después de los 3 años o durante la noche después de los 5, debería consultarse con el especialista.

Hablamos de enuresis cuando el niño presenta pérdidas de orina involuntarias a una edad en la que ya debería haber adquirido el control de la micción. Hay muchos tipos diferentes de enuresis:

  • Primaria o secundaria: dependiendo de que el niño haya tenido control sobre el pis en alguna ocasión o no

  • Diurna, nocturna o mixta, según el momento en el que se produzca la enuresis

  • Monosintomática o compleja

  • Etc.

La forma más habitual de presentación suele ser la enuresis nocturna monosintomática. Este cuadro clínico puede aparecer como consecuencia de múltiples factores, tales como:

  • Factores neurológicos

  • Factores psíquicos, situaciones emocionales críticas, etc.

  • Problemas del sueño

  • Factores hereditarios

  • Etc.

Aunque este problema se suele solucionar espontáneamente con el paso del tiempo, no conviene ignorarlo por dos motivos fundamentales: en primer lugar, porque puede tratarse de un problema más serio que comienza manifestándose de esta forma; y, en segundo lugar, por los posibles efectos psicológicos que esta situación pudiera causar al niño.

Las opciones terapéuticas son numerosas. Por lo general es conveniente y necesario asociar varias de ellas para conseguir resultados satisfactorios. Los tratamientos disponibles son:

  • Medidas conductuales: reducir la ingesta de líquidos antes de acostarse, orinar antes de ir a la cama, levantar al niño para que orine por la noche, motivar al niño, no ridiculizarlo, etc.

  • Tratamientos médicos

  • Utilización de alarmas

  • Rehabilitación y reeducación miccional.