Cirugía estética del pene

En Instituto Urológico IGB le ofrecemos las siguientes opciones para solucionar problemas estéticos del pene:

Alargamiento del pene

Existen diferentes opciones para conseguir un alargamiento del pene:

  • Utilización de aparatos extensores: se trata de dispositivos que generan una tensión longitudinal sobre el pene, lo que posibilita un cierto alargamiento de los tejidos. El dispositivo se debe mantener unas 8-10 h diarias durante 4-6 meses. Al cabo de ese tiempo se puede conseguir un incremento de la longitud de entre 1-3 cm.  
  • Técnicas para aumentar la longitud externa del pene:  Los cuerpos cavernosos del pene (estructuras que dan rigidez al pene) se encuentran "enterrados" bajo la piel en aproximadamente 1/3 de su longitud. Existen diferentes opciones quirúrgicas para conseguir aflorar una mayor proporción de éstos: eliminar grasa del pubis, sección de los ligamentos suspensorios del pene, plastias de la piel escrotal, etc. Normalmente se trata de procedimientos sencillos que logran aumentar el tamano del pene en unos 2-4 cm.

Habitualmente se utilizan ambos procedimientos de forma secuencial, con lo que sería posible conseguir alargamientos de entre 3-6 cm.

Engrosamiento del pene

El engrosamiento del pene se consigue mediante la inyección de sustancias abultantes (grasa propia, ácido hialurónico, etc.) entre las cubiertas del tejido eréctil hasta conseguir incrementos en la circunferencia del pene de entre 1-2 cm.

Corrección de incurvaciones y deformidades

En aquellos pacientes que presenten incurvaciones o deformidades del pene que impidan las relaciones sexuales o causen un importante trastorno estético, es posible dar una solución a dichas deformidades mediante diferentes opciones terapéuticas. Este problema puede aparecer de una manera espontánea, sin causa aparente (fibrosis idiopática del cuerpo cavernoso o enfermedad de La Peyronie) o tras un traumatismo sobre el pene en erección (fractura del pene en erección, etc.). Además de la deformidad que causa la fibrosis, puede producirse dolor con la erección y dificultad para conseguir y mantener el pene erecto. Las opciones terapéuticas pueden ser:

  • Tratamientos orales
  • Tratamientos locales
  • Iontoforesis: administración local de fármacos facilitando su penetración y efecto mediante la aplicación de una pequena corriente eléctrica)
  • Utilización de extensores del pene
  • Procedimientos quirúrgicos (plicatura del cuerpo cavernoso, colocación de parches los cuerpos cavernosos, etc.)
  • Implante de prótesis de pene (en los casos más severos, pacientes multioperados o que presenten una disfunción eréctil que no responda a otros tratamientos). 

Lo habitual es que se recurra a una combinación de varias de estas técnicas de manera secuencial.