CONSIGUE ÓPTIMOS RESULTADOS

REHABILITACIÓN DEL SUELO PÉLVICO

Ponemos a tu disposición toda nuestra experiencia

REHABILITACIÓN DE SUELO PÉLVICO:

La Unidad de Fisioterapia está especialmente dedicada a los problemas de Suelo Pélvico. Los miembros de la Unidad tiene una formación muy completa y una experiencia muy amplia en el tratamiento de los problemas uro-ginecológicos. Llevamos más de 25 años dedicados a este tipo de terapias, habiendo tratado a un gran número de pacientes. Fuimos una de las primeras unidades de suelo pélvico de Madrid. Disponemos de los mejores medios actualmente disponibles, incluyendo dispositivos para realizar sesiones en casa bajo control del fisioterapeuta.

Algunas de las patologías que pueden ser tratadas y resueltas en la Unidad son:

En la mujer:

  • Problemas de incontinencia urinaria: prevención, tratamiento, etc.
  • Problemas de prolapso genital: prevención, tratamiento, etc.
  • Dispareunia: dolor durante las relaciones sexuales
  • Vaginismo
  • Dolor pélvico crónico
  • Tratamiento de la incontinencia fecal: de heces o de gases
  • Tratamiento del estreñimiento terminal de causa funcional
  • Preparación al parto
  • Recuperación del suelo pélvico tras el embarazo y parto
  • Tratamiento de patologías funcionales durante el embarazo: ciáticas, lumbalgias, edemas miembros inferiores, etc.
  • Linfedema de Miembros superiores tras mastectomía (Drenaje Linfático Manual).

En el varón:

  • Tratamiento de la Incontinencia urinaria: como terapia única o asociada a otras técnicas
  • Tratamiento de las prostatitis crónica
  • Tratamiento del dolor perineal crónico
  • Tratamiento de determinadas formas de disfunción eréctil
  • Tratamiento de determinadas formas de alteración de la eyaculación
  • Reeducación miccional en pacientes operados de cistectomía a los que se les ha colocado una neovejiga ortotópica

En los niños:

  • Enuresis nocturna
  • Micción incontrolada
  • Etc.

Habitualmente realizamos una primera sesión de evaluación de los pacientes, de unos 50 minutos de duración, a partir de la cual se diseña un plan específico para cada paciente. Normalmente se aconseja realizar 1 ó 2 sesiones semanales (de unos 30-35 minutos), aunque esto va a depender de cada caso, evolución, etc.

PREGUNTAS FRECUENTES
¿Qué es el suelo pelviano?

Se denomina Suelo Pélvico o Pelviano (SP) al conjunto de músculos y ligamentos localizados en la parte inferior del abdomen y que desempeñan las siguientes funciones:

Cierran la cavidad abdominal por dicha porción inferior
Sujetan las vísceras de la pelvis (útero, vagina, vejiga, uretra, recto) en su posición anatómica correcta
Son responsables de la continencia urinaria y fecal (capacidad para retener orina o deposiciones)
Tienen un papel fundamental en el mantenimiento del tono vaginal y por tanto en la sexualidad femenina

¿Por qué se puede dañar el Suelo Pelviano?

Son numerosos los factores que se ha demostrado pueden causar deterioro del SP, si bien los 3 a los que hoy en día se da mayor importancia son: la edad del paciente, el componente genético-hereditario y el parto vaginal.

El efecto de cada uno de ellos es acumulativo, de manera que la asociación de varios de ellos incrementa la probabilidad de presentar este tipo de problemas. A continuación se detallan los factores de riesgo más importantes.

  • Edad: Se trata de uno de los factores fundamentales. Con el incremento en la edad de las pacientes aumenta tanto el riesgo como la severidad del deterioro en el SP.
  • Factor genético: El componente genético es considerado un factor decisivo en el desarrollo de este tipo de patologías. En este sentido se ha podido estimar que el riesgo se triplica en aquellas mujeres que tengan una hermana, madre o hija con problemas en su SP.
  • Partos: Es uno de los factores más importantes. Se ha comprobado que existe una estrecha relación entre el número de partos y el grado de lesión del SP. Esta relación se acentúa en caso de partos traumáticos o instrumentales (en los que haya sido necesario el uso de fórceps, espátulas, etc.).
  • Embarazo: El embarazo también se puede considerar como factor de riesgo independiente del parto.
  • Menopausia: La aparición de la menopausia, independientemente de la edad, tiene un efecto muy negativo sobre el SP.
  • Cirugías pélvicas previas, histerectomías: Cualquier intervención quirúrgica en la pelvis, especialmente la histerectomía, van a facilitar el desarrollo de problemas de este tipo.
  • Presión crónica sobre el SP Como en las situaciones de obesidad, estreñimiento crónico, trabajos que requieran grandes esfuerzos o pasar muchas horas de pie, etc.
  • Otros factores: Uso de diuréticos, infecciones urinarias de repetición, consumo de tabaco, etc.
¿Cómo se puede recuperar el SP?

El SP se puede recuperar mediante rehabilitación y fisioterapia. De esta forma se intentará fortalecer y potenciar la capacidad de contracción de la musculatura, restableciendo su adecuado funcionamiento y evitando el deterioro progresivo. Sin embargo, no basta con hacer unas cuantas sesiones de rehabilitación. Una vez potenciado el músculo, se debe ejercitar con periodicidad para evitar de nuevo su atrofia. Bastaría con dedicar 5 – 10 minutos al día para mantener el SP en condiciones.

¿Qué problemas pueden aparecer cuando se daña el Suelo Pelviano?

La lesión del SP va a provocar alteraciones funcionales del mismo. Los problemas que pueden aparecer como consecuencia de este daño podrán ser, por tanto muy variados:

  • Incontinencia Urinaria (IU): definida como la existencia de escapes de orina a través de la uretra en una cantidad suficiente como para causar un problema social, laboral, familiar, sexual, etc. a la paciente.
  • Prolapsos vaginales: El prolapso consiste en la salida o caída de alguna víscera pélvica (vejiga, útero, recto, etc.), que aparecerá asomando por la vagina como un bulto, debido al deterioro en los mecanismos de sujeción y fijación.
  • Dolor: Que puede manifestarse de muy diferentes formas: dolor pélvico crónico inespecífico, dolor en bajo vientre, dolor durante las micciones; dolor durante las relaciones sexuales, etc.
  • Síndrome miccional: Por síndrome miccional se entiende al conjunto de síntomas que pueden aparecer relacionados con la micción (orinar frecuentemente, necesidad de levantarse por las noches a orinar, molestias al orinar, chorro miccional flojo o entrecortado, dificultad para comenzar a orinar, sensación de vaciado incompleto de la vejiga, etc.) causados por alteraciones en la sujeción de la vejiga o la uretra.
  • Incontinencia fecal: el daño del SP puede también ocasionar escapes de gases e incluso de restos fecales.
  • Estreñimiento y dificultad para realizar deposiciones: Cuando el grado de prolapso rectal es importante, el problema puede ser el estreñimiento y la dificultad para realizar las deposiciones. En casos extremos las pacientes tienen que reducir con sus dedos el prolapso para conseguir la defecación.

Las manifestaciones clínicas en una paciente concreta pueden ser muy variadas y van a depender de la alteración funcional predominante. El médico deberá investigar todos los posibles síntomas existentes en cada paciente y dar solución a cada uno de ellos.

¿Cuándo se debe hacer Rehabilitación del SP?

Se debería recurrir a Rehabilitación del SP (RSP) en dos situaciones diferentes:

  • Para prevenir su deterioro progresivo, tras el embarazo y parto, tras una cirugía pélvica, etc.
  • Cuando apreciemos la existencia de alguno de los problemas anteriormente enumerados y relacionados con su deterioro; incontinencia urinaria o fecal, prolapso genital, dolor pélvico crónico, dolor con las relaciones sexuales, etc.
¿Cómo se puede prevenir el deterioro de mi SP?

El deterioro de SP solo se puede prevenir si lo atendemos y cuidamos. Se trata fundamentalmente de un músculo, y la única manera de evitar su deterioro y atrofia es ejercitándolo y recuperándolo tras cualquier agresión importante. Si el músculo carece de una tensión suficiente, será incapaz de resistir las fuerzas a las que va a estar sometido y se irá dando de sí, apareciendo los problemas que ya conocemos. Para mantenerlo “a tono”, tendremos que realizar, de forma periódica, ejercicios de contracción; evitar sobreesfuerzos abdominales, evitar el estreñimiento, utilizar tratamientos estrogénicos vaginales, etc.

¿Cómo puedo saber si tengo dañado mi SP?

Si usted tiene factores de riesgo (ha tenido ó más embarazos; partos difíciles o instrumentales; antecedentes de cirugías pélvicas; familiares directos con problemas semejantes; permanece mucho tiempo de pie o realiza habitualmente esfuerzos físicos; etc.) o aprecia alguno de los síntomas relacionados con el deterioro del SP (incontinencia urinaria, prolapso genital, dolor pélvico crónico, dolor durante las relaciones sexuales, dificultad para realizar deposiciones, etc.), debería consultar a un especialista para saber en que situación se encuentra su SP.

¿Cualquier problema de SP se puede resolver mediante la rehabilitación?

La rehabilitación será capaz de recuperar los casos menos evolucionados de deterioro del SP. Cuando el deterioro es más severo y se han distendido los ligamentos de anclaje más allá de un determinado punto, las posibilidades de restablecer la normalidad sólo con rehabilitación son nulas. No se debería insistir en corregir cualquier problema de SP solo con la rehabilitación, ya que ello dará lugar a frustración y desconfianza por parte de la paciente que no apreciará progresos. En los casos más evolucionados será preferible iniciar el tratamiento con una cirugía correctora y asociar posteriormente un programa específico de rehabilitación.

x



Acepto la Política de Privacidad.

Pide tu
cita