TE AYUDAMOS EN LOS MOMENTOS IMPORTANTES

INFERTILIDAD MASCULINA

No debemos olvidarnos del estudio del varón

INFERTILIDAD MASCULINA

Uno de los campos en los que el Instituto ha acumulado mayor experiencia es el estudio y tratamiento del varón con esterilidad.

La filosofía de la Unidad es la de realizar siempre un estudio del varón en todas aquellas parejas que consulten por esterilidad y en las que se encuentre:

  • Seminograma alterado
  • Problema de erección o eyaculación como causa de la esterilidad
  • Enfermedad genética o familiar

En la mayor parte de las parejas deberían realizarse una valoración del varón previa a cualquier técnica de reproducción asistida. Los motivos que nos hacen pensar así son los siguientes:

  • Muchas de las causas de esterilidad masculina pueden ser tratadas, de forma que es posible resolver definitivamente el problema de la pareja. Creemos que es mejor solución resolver la causa que condiciona la esterilidad (y esperar a tener un embarazo de forma natural) que conseguir un embarazo sin haber resuelto el problema que presentaba el varón.
  • En muchos casos los porcentajes de éxito conseguidos al tratar al varón son incluso superiores a los que ofrece las Fecundación “in vitro” (FIV).
  • Si el paciente presenta una alteración severa en la calidad seminal, conviene descartar causas genéticas para dicho deterioro. Las alteraciones genéticas de las que sea portador el padre van a poder ser transmitidas a su descendencia en igual grado o en grado superior. Estas circunstancias deberían ser conocidas previamente para adoptar la actitud más aconsejable en función de los hallazgos y de sus consecuencias.
  • En algunas ocasiones la esterilidad no es más que la primera manifestación de problemas mucho más serios que afecta al varón: tumor testicular, tuberculosis génito-urinaria, agenesia renal, etc.

En nuestra experiencia se consiguen resultados mejores que con las técnicas de reproducción asistida en las siguientes situaciones:

  • Reconstrucción de vasectomías o vaso-vasostomías
  • Tratamiento de las infecciones de la vía seminal
  • Tratamiento de los problemas de erección o eyaculación
  • Tratamiento de los defectos hormonales
  • Corrección del varicocele en casos seleccionado

Nuestra Unidad colabora habitualmente con diferentes centros de Reproducción Asistida de Madrid.

PREGUNTAS FRECUENTES
¿Cuándo hablamos de esterilidad de origen masculino?
Hablamos de esterilidad de origen masculino siempre que haya algún problema del varón que dificulte o impida una concepción normal (problemas de erección, eyaculación, número reducido de espermatozoides en el semen, etc.). Se estima que entre un 10 y un 15 por ciento de las parejas españolas tiene graves dificultades para concebir un hijo.
¿Cuándo debe de ser estudiado el varón?
La evaluación de los varones con problemas de infertilidad es imprescindible en todos los casos, incluso en aquellos en los que se va a recurrir a técnicas de reproducción asistida. El urólogo-andrólogo debe valorar a los varones con esterilidad, tratando de diagnosticar los problemas que pueden ser solucionados, lo que permitiría al varón recuperar su fertilidad. Cuando se vayan a requerir técnicas de reproducción asistida, también va a ser necesaria dicha evaluación andrológica para descartar determinados problemas (principalmente genéticos) que puedan existir.
¿En qué porcentaje de casos es responsable el varón de la esterilidad?
A la hora de determinar las causas por las que una pareja no logra tener un hijo, los especialistas atribuyen la misma importancia a la esterilidad masculina que a la femenina. La esterilidad del varón explica un 40 por ciento de los casos de parejas infértiles, porcentaje muy similar al atribuible a los problemas de esterilidad de la mujer. El resto de las situaciones se reparte a partes iguales (un 10 por ciento) entre factores mixtos, que afectan a ambos miembros de la pareja, y causas desconocidas.
¿Cuáles son las principales causas de esterilidad masculina?

Hasta hace pocos años no se habían estudiado con profundidad las causas que provocaban la esterilidad masculina. Sin embargo, los avances en el campo de la andrología han permitido encontrar una explicación para tres cuartas partes de las situaciones de infertilidad del varón, lo cual posibilita en muchos casos actuar sobre estas causas con el fin de recuperar o mejorar su capacidad reproductiva.

Una gran parte de los casos de esterilidad masculina tiene una causa concreta que puede ser identificada. La presencia de varicocele (un conjunto de venas dilatadas alrededor de los testículos), las infecciones en las vías seminales (conductos que transportan el semen desde los testículos) y la existencia de obstrucciones en los órganos genitales explican, junto a factores genéticos y congénitos que condicionan la producción de espermatozoides, el 70 por ciento de los casos aproximadamente, mientras el 30 por ciento restante de las situaciones sigue sin tener una causa conocida.

Algunas investigaciones señalan distintos factores ambientales como la exposición a radiación, pesticidas o sustancias tóxicas utilizadas en la industria junto al tabaquismo como responsables de numerosos casos de la esterilidad masculina en las últimas décadas. No obstante, no se conoce con precisión la influencia exacta de estos factores en el deterioro de la calidad del semen. Salvo en situaciones concretas en lo que ha habido una exposición continuada en el tiempo a dosis elevadas de estas sustancias, no podemos considerar estos factores como causas determinantes de infertilidad.

Así pues, por orden de frecuencia, las principales causas de esterilidad masculina son las siguientes:

  • Varicocele (36%)
  • Azoospermia obstructiva (17%)
  • Azoospermia secretora (15%)
  • Problemas de erección o eyaculación (9%): Los problemas de erección o de eyaculación (ausencia de eyaculación, eyaculación del semen hacia la vejiga en lugar de hacia el exterior, etc.) son causa de hasta un 10% de los casos de esterilidad de origen masculino.
  • Oligozoospermias secretoras (6,5%):
  • Infección de la vía seminal (6,2%): La vía seminal es el conducto por el que los espermatozoides salen desde el testículo hasta el exterior. Si existe un proceso infeccioso en algún punto de este recorrido, los espermatozoides tendrán que atravesar esa zona infectada y esto puede suponer que muchos mueran o sean destruidos
  • Oligozoospermias obstructivas (6,2%):
  • Problemas hormonales (3,1%): En ocasiones la esterilidad del varón se debe a la existencia de problemas (por exceso o defecto) en las hormonas sexuales.
  • Causas desconocidas (16,6%): A pesar de haber seguido un proceso diagnóstico adecuado, entre un 15 y un 20% de los no se va a poder llegara un diagnóstico del problema que origina la mala calidad del semen.
¿Qué es el varicocele?
El varicocele no es más que la dilatación anormal de las venas del testículo. En la mayor parte de los casos afecta al testículo izquierdo. Se trata de un problema muy frecuente aunque no en todos los casos su presencia implica que el paciente tenga una esterilidad. No se conoce con exactitud el mecanismo por el cual el varicocele actúa reduciendo la capacidad del testículo para formar espermatozoides. Su corrección quirúrgica, en casos seleccionados, consigue la recuperación de la calidad del semen en cuanto a número de espermatozoides, mejorando consecuentemente la probabilidad de tener un embarazo de forma natural.
¿Qué es una azoospermia?

Hablamos de azoospermia cuando no se encuentran espermatozoides en el semen. Hay dos posibles situaciones, muy diferentes una de otra:

Azoospermia obstructiva: Si esa ausencia de espermatozoides es debida a un problema de obstrucción en su salida, entonces hablamos de azoospermia obstructiva. Las causas de esta obstrucción pueden ser múltiples:

  • Pacientes sometidos previamente a una vasectomía (la vasectomía no es más que una forma voluntaria de azoospermia obstructiva)
  • Pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas en la zona inguinal o escrotal y que como consecuencia de la cirugía se ha causado una obstrucción en los conductos de salida de los espermatozoides.
  • Pacientes con antecedentes de inflamación en los testículos que han causado obstrucción de los mismos.
  • Azoospermia secretora: Por el contrario, decimos que una azoospermia es secretora cuando la causa de la ausencia de espermatozoides en el semen se debe a que el testículo no los está produciendo. Los motivos para ello pueden ser:
  1. Problemas genéticos
  2. Problemas hormonales
  3. Antecedentes de enfermedad del testículo: infección, traumatismo, etc.
¿Qué es una oligozoospermia?

Se habla de oligozoospermia cuando en el semen hay un número reducido de espermatozoides. Al igual que en el caso de las azoospermias, la causa puede ser obstructiva o secretora. Cuando el testículo produce un número bajo de espermatozoides, de manera que en el semen no se alcanzan cifras normales, hablamos de oligozoospermia secretora. En general las causas son las mismas que en las azoospermias secretoras, tratándose más de una diferencia de grado o severidad de la afectación. Las oligozoospermias obstructivas son debidas a la existencia de alguna obstrucción parcial en los conductos de salida.

¿Cuál debe ser el procedimiento de estudio de un varón con esterilidad?

El planteamiento general en nuestra Unidad de andrología es el de hacer siempre un estudio del varón. La orientación y objetivo de este estudio será:

  1. Buscar posibles causas tratables en la esterilidad masculina, tratando de mejorar la calidad del semen y pretendiendo resolver el problema de esterilidad que presenta el paciente.
  2. Descartar problemas genéticos en aquellos casos en los que el deterioro de la calidad seminal sea muy grande y vayan a ser sometidos a técnicas de reproducción asistida.
  3. En pacientes con azoospermia (ausencia de espermatozoides en el semen), el estudio estará también dirigido a la búsqueda y localización de espermatozoides para ser utilizados en ciclos de Fecundación “in vitro” (FIV).

Desde nuestra perspectiva, no parece lógico prescindir de una evaluación del varón, enfocando la solución del problema directamente hacia las técnicas de reproducción asistida, sobre todo cuando un elevado porcentaje de varones van a tener, como causa de su esterilidad, un problema solucionable con porcentajes de éxito iguales o superiores a los alcanzados por las técnicas de reproducción asistida.

La esterilidad de origen en el varón ¿Tiene solución?

En la actualidad se dispone de tratamientos que permiten a un gran número de varones estériles recuperar su capacidad reproductiva. Estas terapias actúan directamente sobre la causa de la infertilidad alcanzándose porcentajes de éxito bastante elevados. En opinión del Dr. Galmés, “algunos tratamientos permiten al paciente recuperar su fertilidad en un porcentaje de casos elevado, mayor incluso que el ofrecido por las técnicas de reproducción asistida”.

Los problemas masculinos en los que se consiguen mejores resultados son los siguientes:

  1. Reconstrucción microquirúrgica de vasectomías previas (VVT): en nuestras manos estamos consiguiendo un 75-80% de casos en los que se llega a normalizar el seminograma.
  2. Obstrucción de eyaculadores: situación caracterizada por la obstrucción en los conductos de salida de los espermatozoides en la zona de la próstata. En este tipo de situaciones estamos consiguiendo un porcentaje de normalización del seminograma de hasta el 60%
  3. Varicocele: la corrección quirúrgica del varicocele, en casos seleccionados consigue hasta un 45% de casos en los que el seminograma alcanza unos valores normales.
  4. Infección seminal: con un tratamiento antibiótico oportuno es posible que hasta el 40% de los varones recuperen su fertilidad normal.
  5. Alteraciones hormonales: los tratamientos hormonales sustitutivos consiguen el restablecimiento de una producción normal de espermatozoides en un 35% de los casos.
  6. Alteraciones de la erección o de la eyaculación: los problemas de esterilidad debidos a alteraciones de la erección o de la eyaculación suelen tener una fácil solución con las modernas terapias existentes para este tipo de problemas.
¿Cuándo debe recurrirse a las técnicas de reproducción asistida?

Desde nuestro punto de vista, se debe recurrir a las técnicas de reproducción asistida en las siguientes circunstancias:

  1. Cuando, después de una información completa y veraz, la pareja así lo decide.
  2. Cuando no se encuentra la causa de la esterilidad masculina
  3. Cuando la causa de la esterilidad masculina no tiene solución o ésta consigue unos porcentajes de éxito muy reducidos (inferiores a los ofrecidos por las técnicas de reproducción asistida)
  4. Cuando se ha instaurado un tratamiento para solucionar el problema masculino y este tratamiento no ha conseguido resultados satisfactorios.
  5. Cuando existe un problema en ambos miembros de la pareja y por parte del factor femenina resulta completamente necesaria la utilización de una técnica de FIV.
x



Acepto la Política de Privacidad.

Pide tu
cita