Cirugía robótica

En los últimos años se ha desarrollado enormemente la llamada cirugía laparoscópica. Esta consiste en realizar la intervención quirúrgica sin abrir al paciente, tal y como se hacía tradicionalmente, a través de pequeños orificios o “puertos” por los que se introducen instrumentos quirúrgicos alargados y un sistema óptico que permita ver lo que se está haciendo. Dependiendo de la complejidad de la cirugía se requieren de 3 a 6 puertos de acceso. El robot “da vinci” facilita la cirugía laparoscópica debido a:

  • Ofrece al cirujano una visión tridimensional del campo quirúrgico
  • El cirujano se encuentra cómodamente sentado en una consola especial, teniendo todos los controles accesibles con sus manos y pies. La consola no necesita estar junto al paciente, pudiendo colocarse en una sala próxima o incluso a distancia.
  • Puede controlar hasta 6 puertos laparoscópicos
  • La precisión y la amplitud de los movimientos del brazo del robot es mayor que la propia del cirujano

Todo ello se traduce en una mayor simplicidad del procedimiento, unos mejores resultados y un menor índice de complicaciones. Por ello se ha convertido en la técnica de elección para el tratamiento del cáncer de próstata localizado y para cualquier procedimiento laparoscópico complejo.