Cirugía del prolapso

La corrección quirúrgica del prolapso dependerá del tipo y severidad del mismo. Existen múltiples técnicas quirúrgicas para corregir el cistocele, el rectocele, el prolapso de útero, el enterocele, etc. Nosotros, actualmente, utilizamos mallas para corregir los diferentes tipos de prolapso.

En primer lugar, ante una paciente que presenta un prolapso, debemos de valorar las posibles alteraciones funcionales que dicho prolapso condicionan. Además se tendrá en cuenta la repercusión del prolapso para cada paciente. Sólo cuando el prolapso condicione alteraciones funcionales importantes o la paciente refiera molestias apreciables, indicaremos su corrección quirúrgica.

Actualmente recurrimos al empleo de las mallas para la mayor parte de los prolapsos. En concreto, en nuestra unidad utilizamos el sistema Prolift, que proporciona la malla y un sistema para facilitar su colocación. Existen diferentes sets, según tengamos que reparar el compartimiento anterior (cistocele); posterior (rectocele) o medio (enterocele, prolapso de útero).